Cuando Linus deje de leventar una polémica de vez en cuando, dejará de ser Linus. No es primera vez que Torvalds tiene malas palabras para el Mac OS: una vez dijo que era algo así como un “montón de mierda”. Bueno ahora sólo lo dejó en “una mierda para programar”. Que podemos decir, el desenfado de Linus es el de alguien que no tiene nada que perder, su ley ya se cumplió, y no todo el mundo puede jactarse de inventar una ley.

En The Inquirer están las nuevas polémicas de nuestro viejo querido amigo.

El artículo completo está en Sunday Morning Herald.

Una crónica-entrevista muy buena está en somoslibres.org

Anuncios